Cuando acudes a las tiendas de venta de bicicletas en Vigo, una de las cuestiones que deberías valorar es la seguridad que te ofrecen los modelos y equipos ofrecidos.

Como sabes, cuando circulas en bicicleta, tu carrocería es tu cuerpo, por lo que conviene contar con las protecciones adecuadas, especialmente en la cabeza, la parte más débil y peligrosa para tu integridad. Por eso, en las tiendas de venta de bicicletas en Vigo siempre cuentan con cascos de seguridad a tu disposición.

El casco actual surgió en la década de los setenta como superación de los modelos de cuero que apenas ofrecían protección en las competiciones profesionales. Fueron, en principio, de poliestireno expandido y carcasa de policarbonato, pero no contaban con ningún tipo de homologación ni, tampoco, con excesivas garantías. Fue en la última década del siglo XX cuando se definieron los estándares que aún siguen vigentes.

Su funcionamiento radica en la capacidad que tienen sus materiales para absorber el golpe, deformándose hasta un grosor mínimo. Realmente, su eficacia se produce en caídas a baja velocidad (máximo 20 km/h) y no están concebidos para recibir impactos de otros vehículos.

El debate internacional está abierto. Existen países en los que resulta obligatorio usarlo sobre la bicicleta, aunque, curiosamente, no son los que menos índices de lesiones y fallecimientos tienen entre los ciclistas. Posiblemente, por razones culturales.

Con todo, sus ventajas son evidentes: ofrecen seguridad, dan confianza al pedalear, protegen efectivamente en determinadas condiciones y son cada vez más cómodos, ligeros y estilosos.

Entre sus desventajas figuran su coste elevado, su fecha de caducidad (al cabo de 5 años dejan de funcionar correctamente) y que su protección es siempre limitada. Además, no son fáciles de transportar cuando no se llevan puestos y, según parece, restan responsabilidad a los ciclistas.

Tú decides si vas a usarlo o no. Ven a vernos a Anca, S.L. y te asesoraremos sobre el mundo de la bici.